Dirección nuevo blog



Encontraras también este blog donde te encuentras en la sección blogospot

22 junio 2010

Galletas decoradas



Bueno esta recetilla no es mía, todo hay que decirlo,es del rincón de Bea os pongo enlace y la forma en la que las hace ella, que para mi me parece estupenda.

Aunque mis galletas no son tan espectaculares como las de ella, pero que quereis que os diga, yo hice un poder y a mi hija y sus compis les encantó.

http://www.elrincondebea.com/2008/12/decoracin-de-galletas-con-glasa-real.html

La masa de galletas la teneis en mi post:

http://cocinandoconlulita.blogspot.com/2010/02/galletas-de-mantequilla-paso-paso.html

INGREDIENTES PARA LA GLASA


Claras de huevo

Azúcar glas

Cremor Tartaro

Esencia de Limón




COMO SE HACE(POR BEA, DEL RINCÓN DE BEA)

El azúcar glass, a ser posible industrial (no vale hecho en casa con Thermomix), deberá estar perfectamente tamizado, ya que si tiene grumos, luego se nos tupirá la boquilla por la que debe salir la glasa. No hay una cantidad exacta de azúcar por clara de huevo, depende del tamaño de la clara, de la humedad de azúcar, y sobre todo de la consistencia que queramos darle. Pero es aproximadamente 200 gr. de azúcar por cada clara. Si nos queda muy espeso, tan solo con añadirle unas gotas de agua, la haremos más ligera. Si es demasiado ligera, le podemos continuar añadiendo azúcar glass, hasta conseguir la consistencia deseada.
Aunque no es absolutamente necesario yo también le añado una cucharadita de cremor tártaro por cada clara de huevo, porque le da una textura más suave, de lo contrario, la glasa quedará un poco “granulosa”.

Batimos a velocidad media /alta la clara de huevo y cuando este empezando a espumar, le añadimos la cucharadita de cremor tártaro y continuamos batiendo hasta que esté totalmente disuelto.
Empezamos a añadir el azúcar glass tamizado, poco a poco con una tacita, bajando con una espátula todo el azúcar que vaya quedando en las paredes del vaso
Continuamos batiendo y añadiendo el azúcar poco a poco.

Hemos conseguido una consistencia ligera. Si quisiéramos podríamos utilizar esta glasa, para galletas que tuvieran una gran superficie para decorar. Primero haríamos el contorno de la galleta con una glasa que tuviera una consistencia fuerte, y cuando se secara podríamos rellenarlo con esta glasa más ligera, y lo dejaríamos secar, para continuar decorando por encima.

Si queremos darle sabor a la glasa, le podemos poner una cucharadita de zumo de limón (colado), al gusto. No añadirlo nunca directamente a la clara de huevo, ya que el ácido del limón haría que se “cociera” el huevo. Si en vez de añadir el limón, queremos añadirle extracto, podemos hacerlo, pero teniendo cuidado de que sea incoloro, de lo contrario cambiaría el color de la glasa si la vamos a utilizar blanca (si la vamos a colorear, no es tan importante). Recordad que cualquier gota de líquido que le añadamos a la glasa, le cambia la consistencia, así que hay que estar pendiente en este paso. Además, el añadir el limón ayudará al secado de la glasa.

Después de añadirle el extracto de limón, le hemos añadido más azúcar, para conseguir una consistencia media.
Y he seguido añadiendo azúcar y batiendo, para conseguir una consistencia fuerte. Es decir, que la glasa no se caiga de la varilla.

Cuando consigamos la consistencia deseada, lo pasamos a un bol y lo cubrimos con papel film, de manera que esté totalmente en contacto con la glasa. Lo podemos conservar hasta 2 semana en la nevera (si utilizamos claras pasteurizadas). Si lo vamos a utilizar directamente, simplemente lo cubriremos con un paño de cocina húmedo. Si lo dejamos al aire, se secará y se formará una costra dejando la glasa totalmente inutilizable.

Repartimos la glasa en tantos boles como colores necesitemos. Utilizamos colorante sólido y vamos mezclando hasta conseguir el tono que queramos. Si añadiéramos colorante líquido, empezaríamos con una consistencia muy fuerte, ya que el líquido iría cambiando la consistencia

En este caso voy a utilizar, glasa blanca, rosa y celeste.
Preparamos las mangas desechables y vamos cortando las puntas, dejándolas listas para colocar los acoples. Colocamos la boquilla y cerramos el acople.

Con una espátula metemos la glasa en cada manga que teníamos preparada.

Cortamos el exceso de plástico de la manga, para que nos sea más fácil manipularas, y mientras no las utilizamos las cerramos con una pinza de clip.





Y poco más, disfrutadlas


Publicar un comentario

LinkWithin