Dirección nuevo blog



Encontraras también este blog donde te encuentras en la sección blogospot

10 abril 2011

Gachas con caldo pimentón de Almería (gachas de mandil)






Nada, que dejo una cosa para coger otra, esto de recuperarse está costando un poco, espero ya se pase esta racha de ponerse enferma y me centre ya en el buen tiempo.




Bueno hoy os traigo unas gachas de mandil con caldo pimentón, ¿por que de mandil? Pues muy sencillo, los que seáis de la zona no habrá ni que explicároslo, pero como sé que no todo el mundo lo sabe lo explico.








Mi madre cuando las hacia se ponía el mandil ya que después de un rato como el caldo pimentón esta picantito y caliente pues como que empieza un moqueillo muy curioso y lo que tienes más a mano es el mandil, pues mandil que te crió, jjejejejeje.



Bueno, comienzo contado que esta receta es muy antigua en Almería y no hay casa donde se resistan a comerlo, ya sea con patatas y con raya que es la forma más típica de comerse un buen caldo de pimentón, pero como en este caso vamos a degustarlo con gachas de harina de sémola pues no son necesarias las patatas, tenéis que probarlo está buenísimo.




Y si no lográis sacarle el punto, pues no hay nada como veranear en Almería y probar toda su gastronomía que es muy variada y rica.




He utilizado una de las ollas de WMF que como todos sabéis son Alemanas son geniales en este caso el modelo es PERFECT PRO es una cacerola de 20 cm PREMIUM ONE con sus asas con tecnología Cool + que no quema ,estoy encantadisima con mi cacerola, es super practica.





Comienzo con la receta.






INGREDIENTES



250 g de lachas o sardinas.


2 pimientos verdes (asados y cortados en tiras)


3 tomates medianos maduros.


1 pimiento seco (cristal )


3 dientes de ajo.


30 gr.de pimentón de la vera.


15 gr.de cominos


1litro de agua


aceite de oliva virgen


1 guindilla.


250 gr. De Harina de sémola


sal



PREPARACIÓN



Ponemos a cocer los tomates que previamente habremos realizado unos cortes en cruz para que la piel se despegue bien.



En la cacerola WMF ponemos a cocer el agua junto a las lechas o sardinas bien limpias de escamas y tripas y la guindilla. En casa recuerdo que mi madre siempre lo hacia así pero este caldo es original con raya, esto va a gustos.



Cuando los tomates estén cocidos los pasamos a un bol con agua bien fría y nos disponemos a pelarlos e introducimos en el baso de la batidora junto a los ajos pelados, los cominos, el pimiento seco que previamente habremos metido en agua caliente y sacado la carne y el pimentón, aceite de oliva un buen chorreón, también podéis hacerlo en un mortero pero es más rápido y cómodo con la batidora.



Cuando esté todo batido añadimos las tiras de pimiento asado en la cacerola, sal y añadimos la mezcla de los tomates y pimentón.




Cuando vaya a romper a hervir de nuevo, se aparta del fuego por que como bien decía mi madre pimentón hervido pimentón perdido.




En una sarten u olla de barro ponemos a hervir 2 vasos de agua y un puñadito de sal cuando este bien caliente añadimos poco a poco la harina que se disuelva bien y mientras removemos dejamos cocer la harina durante unos 10 minutos, la extendemos muy bien en la cacerola y la servimos en la mesa junto al caldo pimentón cuando las dos cosas se mezclan la harina y el caldo pimentón no se como describirlo es una sensación única y una delicia, como algo tan insípido como la harina puede coger todo ese sabor tan rico.


Ainssss tenéis que probarlo estoy segura que repetiréis.










Lo podéis poner en platos independientes no hace falta que lo comáis todos en el mismo plato, pero es como lo soliamos hacer en mi casa cuando era pequeña y la verdad es que sabia de forma diferente cuando lo comíamos todos juntos.
Publicar un comentario

LinkWithin