Dirección nuevo blog



Encontraras también este blog donde te encuentras en la sección blogospot

31 marzo 2015

❀ARRIBA Y ABAJO









Hoy quiero hacer un post sin receta y pido disculpas por ello , pero si me gustaría dejaros una reflexión y es: ¿si vale todo por satisfacer al cliente? Y como jefe ¿vale todo, para conseguir clientes?

¿Por que de estas preguntas?

Hemos llegado a limites insospechados en estos últimos tiempos, por culpa de jefes ambiciosos, sin escrúpulos que les importa muy poco sus empleados.

 Si bien es cierto que hay que luchar día tras día con una gran competencia, ¿Pero es necesario ganar clientes a costa del trabajador?. Los que seáis empresarios diréis que si, que los tiempos no están para tonterías, que un empresario invierte muchísimo en su negocio, que la perdida de un cliente pueden conllevar la perdida de muchos mas.

Sí, es cierto, hay que cuidarlo, en eso estoy muy de acuerdo ( yo he sido empresaria y se lo que es eso), es mas, también como clienta siempre pido el mejor servicio, la mejor atención y el mejor trato. Pero no por ello a costa de humillar o poner en jaque la salud de otras personas.

Os digo esto, por que he llegado a ver un cacharrito como estos, sobre las mesas de una cafetería, aquí en Almería. Me recuerdan a la mítica serie de los años 70 “Arriba y Abajo” la cual después la BBC hizo un remake en 2011, aunque para mi gusto le falta la campanilla colgada del chaleco de los meseros como dirían los latinos.





Son llamadores para empleados, unos botoncitos muy monos que se ponen en las mesas de los clientes para que cuando al cliente necesite la cuenta, o pedir algo, tocando uno de estos botoncitos y a través de una pequeña descarga o vibración llegue hasta la muñeca del empleado en cuestión. Lleva también un temporizador para controlar mejor la tardanza del esclavo.. digo del empleado y el número de mesa que esta esperando.





¿Que os parece?.. es divertido ¿verdad? Solo tienes que tocar el botón y tendrás en décimas de segundo al camarero a tu servicio.

Bueno puede parecer que si, sobre todo al que esta sentado en la mesa, que no tiene otra cosa mejor que hacer que estar sentado esperando que te traigan tu café, copa o aperitivo, que digo yo, que si tienes tiempo de estar sentado haciendo eso, tendrás tiempo de esperar un segundo a que te atiendan.

Pero claro!!, estas sentado y la tentación es mucha,ves unos botones que te miran con ojos golositos y aunque estés atendido, esos botones no dejan de mirarte; y como si fueses un crio o cría de 3 años necesitas tocarlos para ver que sucede.

Sí, la verdad es que lo” haríamos todos”, tiene que ser divertido tocar un pequeño botón para tener a tu servicio en segundos a un ser que lleva horas de pie, cargando una bandeja y dando vueltas por el local como pollo sin cabeza atendiendo a diestro y siniestro.

Para que llegues tu y le des al botoncito y el camarero venga rápido y veloz y te pregunte: ¿desea algo el señor? Y tu digas.... Upsss le di sin darme cuenta, o solo quería probar y ver que pasaba.

Mientras el camarero te sonríe con cierto sarcasmo mientras piensa que le encantaría estar en tu lugar y colocarte el relojito de su muñeca en cierta parte de tu cuerpo que no suele ver los rayos del sol y darle al botoncito sin parar... solo para decir: Upsss solo quería ver como dabas saltitos.

Si puede parecer gracioso, pero al margen de lo divertido, tenemos que pensar hasta donde puede ser legal este artilugio, tenemos unos vacíos legales en nuestro sistema que rozan la vergüenza y esto más que ayudar a que fluya el trabajo, va a fluir en bajas laborales por estrés y agotamiento.

Cuando un jefe es capaz de poner en juego la salud de un empleado, ya el apelativo jefe queda por los suelos, siendo ya un explotador.

No puede ser sano sentir cada segundo y medio como vibra tu muñeca, mientras estas en plena euforia de trabajo.
 No creo que sea nada bueno, tener a un trabajador estresado, va en detrimento del servicio al cliente. Si lo que deseas es dar un buen servicio, aquí te lo estas cargando.

Es tonto tener que decir esto, pero a ti que decidiste poner estos botoncitos, te has parado a pensar por un momento ¿que sentirías al trabajar tu así?.... ainsss rebobino..... para eso hay que trabajar y tener empatía y la empatía por lo visto se vende cara. Quizás más caras que el aparatito de marras que no te importa pagar para tener a tus clientes entretenidos, pero si te duele pagar las horas extras del empleado que se desvive por tu negocio, ese negocio que pisas menos que la nieve en pleno mes de agosto en el desierto de Tabernas... Tranquilo!! el suelo de tu negocio no da corriente artista.


En fin, no solo se han perdido los derechos del trabajador que tanto esfuerzo costo tener, hemos vuelto a pasos agigantados al tiempo de la esclavitud, con jefes que no solo te pagan una miseria por tu duro trabajo(eso durará poco, pronto pagaras tu por trabajar), sino que el sobre esfuerzo que realizas para llenar los bolsillos de otro, nunca se ve recompensado.

Horas y más horas que se pierden en la basura administrativa. Tus necesidades como persona se ven anuladas, tus descansos como trabajador no existen, la muerte o enfermedad de un familiar es un agravio para la empresa.

Tu solo eres un número, tu jefe después de años de trabajar para el, no llega a saber ni como es tu primer apellido, porque ya se encarga una empresa externa de realizar tus papeles.

Sé que por desgracia esto cada vez está más generalizado. Aunque por suerte para algunos y algunas afortunadas existen jefes que no actúan así, pero poquitos, y quizás a esos si habría que cuidar bien.

Bueno solo quería dejaros esta reflexión y que cuando vayáis a uno de estos sitios con botoncitos penséis, quien hay detrás que recibirá tu pequeña contribución de descargas del día.

Por cierto si buscáis en Google, camareros estresados, os sale el dichoso botoncito, por algo será.

Que paseis un buen día y nos vemos en el proximo post


Publicar un comentario

LinkWithin